Fadak: Ellos Usurpan y Allah Transforma la Fruta en Piedra

Por: Mohamed Ali

WASHINGTON, Estados Unidos:

La tierra de Fadak, el legado del Profeta Muhammad (La Paz sea con él y su familia purificada) para su amada hija Fatima Zahra (La Paz sea con ella), le fue arrebatada a la fuerza por los usurpadores y sus seguidores. Incluso hoy en día está bajo su control, pero Allah el Todopoderoso ha transformado su fruta (dátiles) en piedra, manifestando Su justicia. Es evidencia irrefutable sobre el mérito de la hija del Profeta Muhammad Mustafa (La Paz sea con el y su familia purificada) a la vista de Allah en una mano y en su opresión (mazlumiyah) en la otra.

El Profesor Sobhi Mohamed Kashif Al-Ghita obtuvo estas fotografías las cuales les fueron enviadas desde las afueras de Iraq.

La explicación de Fadak y su arrebato:

Después de su victoria en Khaybar el Sagrado Profeta (La Paz sea con él y su familia purificada) decidió destruir los bastiones restantes de los judíos y así acabar con el peligro para el Islam. Por lo tanto volvió su atención hacia el pueblo judío de Fadak, que era un territorio fértil, 180 kilómetros al norte de Medina.

Envió un emisario a los ancianos de Fadak. El jefe de la aldea, recomendó: paz y rendición. A cambio de la protección de los musulmanes, accedió a dar la mitad de la producción de la región para el Sagrado Profeta (La Paz sea con el y su familia purificada).

Según las reglas del Islam, las tierras conquistadas a través de la guerra y el poder militar son propiedad de todos los musulmanes y su administración se encuentra con el dirigente de los musulmanes. Sin embargo, esas tierras que son enviadas a los musulmanes sin guerra, como en el caso de Fadak, pertenecen al Sagrado Profeta (La Paz sea con él y su familia purificada) y después de él, al Sagrado Imam (Que Allah apresure su reaparición) de la época. Tienen el derecho a distribuir dichas propiedades como les parezca. Esto es evidente en el siguiente versículo:

“El botín que, de la gente de las ciudades, Dios otorgó a Su Mensajero es para Dios y para el Mensajero, para los familiares y para los huérfanos, los necesitados y los viajeros, para que no vaya a parar a las manos de los ricos que hay entre vosotros…”

Sura Hashr, 59:7

Así, la tierra de Fadak entró en posesión del Sagrado Profeta (La Paz sea con él y su familia purificada), y cuando fue revelado el siguiente versículo:

“Y da a tus familiares sus derechos y a los necesitados y al viajero…”

Sura Bani Israa’il, 17: 26, le dió el regalo de Fadak a su querida hija Fatima (La Paz sea con ella).

Hizo esto por varias razones.

Primeramente, se le ordenó dar a sus cercanos lo que merecen.

El Sagrado Profeta (La Paz sea con él) y todos los musulmanes estaban en deuda  con Khadija (La Paz sea con ella), que sacrificó su fortuna entera en aras de los primeros musulmanes. Su dinero había sido utilizado para difundir el Islam, liberar a los musulmanes que eran esclavos y apoyarlos en sus tiempos duros como en los tres años de boicot social que había enfrentado en Meca. Ahora el Sagrado Profeta (La Paz sea con él y su familia purificada) podría devolver sus favores regalando a su hija la rica tierra de Fadak.

También sabía que después de él, el Imam Ali (La Paz sea con él) necesitaría Fadak como una fuente de ingresos para salvaguardar su posición como Califa.

Por último, quería dejar alguna provisión para su hija y nietos así podrían vivir con dignidad después de su muerte.

Sin embargo, después de que el Sagrado Profeta (La Paz sea con él y su familia purificada) falleció, Abu Bakr, que había robado el derecho del Imam Ali (La Paz sea con él) al Califato, tomó Fadak de Fátima (La Paz sea con ella). Lo hizo para asegurar que el Imam Ali (La Paz sea con él) no tuviera los medios para recuperar sus derechos.

Cuando sus gerentes le informaron que ellos habían sido reemplazados por los hombres del Califa en Fadak, Fátima (La Paz sea con ella) decidió disputar su derecho por medios legales.

Abu Bakr se negó a reconocer su reclamo y le pidió que proporcionara testigos. Aunque ya tenía la propiedad de Fadak y nunca hubo ninguna duda sobre que le pertenecía, ella trajo a dos testigos. Éstos eran el Imam Ali (La Paz sea con él) y una mujer llamada Umme Ayman, sobre quien el Sagrado Profeta (La Paz sea con él y su familia purificada) había garantizado que iría al cielo.

Incluso entonces, Abu Bakr no estuvo de acuerdo y citó una falsa tradición diciendo:

El Sagrado Profeta ha dicho, ‘Nosotros, el grupo de los Profetas no heredamos, ni somos heredados y lo que dejamos es para limosnas’.

Esto fue una mentira descarada y además nadie sino solamente Abu Bakr afirmó haberla escuchado.

Fátima (La Paz sea con ella) entonces dio una charla elocuente en la cual explicó primero sobre la unicidad de Dios y la naturaleza de la misión de su padre. Luego probó que Abu Bakr estaba mintiendo citando el siguiente versículo:

“Y Salomón heredó a David…”

Sura Naml 27:16

Aunque Abu Bakr fue avergonzado por su conducta y decidió devolver Fadak a ella, ella nunca lo perdonó por sus acciones. Ella mientras vivió nunca más habló con él y en su funeral seis meses después de que su bendito padre murió, no le fue permitido participar, tal cual ella lo había solicitado.

Eventualmente, Abu Bakr escribió un certificado al efecto que Fadak es propiedad absoluta de Fátima (La Paz sea con ella) y se la dieron a ella. Sin embargo, cuando ella volvía a su casa, Omar al-Khattab tuvo la oportunidad de encontrarse con ella y llegó a conocer el contenido del certificado. Lo trajo de vuelta a Abu Bakr diciendo:

“Como Ali es el beneficiario en este caso, su testimonio no es aceptable. En cuanto a Umme Ayman, siendo una mujer, su testimonio tampoco tiene valor por sí mismo.”

Diciendo esto, rompió el certificado en presencia de Abu Bakr. Esta acción afligió tanto a Fátima (La Paz sea con ella) que ella lo maldijo.

Después de esto, Fadak quedó en manos de los sucesivos gobernantes hasta la época del Califa Omeya Umar bin Abdul Aziz, quien lo devolvió al Imam Muhammad al-Baqir (La Paz sea con él). Sin embargo, el Califa siguiente se lo quitó y permaneció con los Califas de Bani Umayyah hasta que terminó su mandato. Durante el mandato de los Bani Abbas fue devuelto brevemente, pero luego fue quitado para siempre

 

Fuente: jafariyanews.com

Link: http://www.jafariyanews.com/2k8_news/june/3fadak.htm

Traducción: Laila Hakim para UMMA

 

Filed in: Destacado, Religión

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.