Mujeres en la Sociedad- Las Mujeres Durante la Vida de los Profetas (La Paz sea con ellos)

Escrito por  Al-Balagh Foundation

La mujer tuvo un papel destacado e importante durante el curso de la convocatoria divina y de los movimientos de los profetas y mensajeros (La Paz sea con ellos). La mujer participó en la lucha política e intelectual, y sufrió de tortura, asesinato, emigración, persecución, opresión y terrorismo político y mental. Ella hizo pública su opinión libremente y se unió a la misión divina, a pesar de su pérdida de autoridad y propiedad. Por ejemplo, María, la madre de Jesús (La Paz sea con ellos), quien también fue elogiada por el Sagrado Corán y el Profeta del Islam, Muhammad (La Paz sea con èl y su descendencia). En muchos versículos, el Corán ha elogiado a esta Dama y ofreció como ejemplo a seguir su comportamiento y la rectitud de su pensamiento y el carácter para hombres y mujeres.

Quien estudia la historia de la mujer considera que el mensaje divino aborda tanto el hombre y la mujer. En otras palabras, el mensaje divino no hace ninguna distinción entre ellos debido a su género.

Cuando estudiamos algunos ejemplos históricos de la vida de las mujeres en el curso del mensaje divino, entenderemos la posición importante y activa que ocupó la mujer durante la vida de los profetas y sus mensajes. Por lo tanto, el valor de la mujer, su participación política e intelectual y sus derechos legales y humanos aparecen en la sociedad islámica. Podemos entender esta importante y activa participación de la mujer cuando leemos la historia de la lucha del padre de los profetas, Abraham (La Paz sea con èl), contra su pueblo en Babilon, en la tierra de Irak y su lucha contra Nimrud. Esa lucha terminó para Abraham (La Paz sea con él) cuando fue salvado del fuego a través de un milagro divino que superó todas las imaginaciones del intelecto material. Entonces, emigró a Siria. Sara, su esposa, fue la primera en creer en él y acompañarlo durante su huida hacia Siria. Luego emigraron a Egipto. Luego regresaron a Siria para vivir allí. Abraham (La Paz sea con él) comenzó el período más importante en la historia del hombre. Mientras tanto, su esposa, Sarah, lo apoyó y estuvo a su lado a lo largo de su lucha, sufrimientos y emigración.

El Corán habla de la historia de esta emigración y la vida familiar. También habla sobre el papel de Hayar (Hagar), la segunda esposa de Abraham (La Paz sea con él) y su participación en la creación de la época más brillante de la historia en la Sagrada Meca en Arabia Saudita. Fue entonces cuando Abraham (La Paz sea con él) la trajo de Egipto.

La historia de Hayar es uno de los más famosos de todos los relatos de la historia. Por lo tanto, se convirtió en muy famosa en la historia cuando ella cuidó de su hijo, el Profeta Ismael (La Paz sea con él), en un valle improductivo de fruta cerca de la Casa Sagrada. Entonces Ismael (La Paz sea con él) se convirtió en el abuelo del Profeta más grande en la historia de la humanidad, Muhammad (La Paz sea con él y su descendencia). El Corán registró estos eventos cuando dice:

«¡Señor Nuestro! En verdad, he asentado a parte de mi descendencia en un valle desierto, junto a Tu Casa Sagrada…» Sagrado Corán (Abraham, 14:37)

Más aún, el Corán señala sobre la madre de Moisés (La Paz sea con ella) cuando Allah la inspiró para salvar a Moisés (La Paz sea con él) del Faraón.  El Corán nota que Allah la honró cuando Moisés fue retornado a ella para ser criado para la esposa del  Faraón. Más tarde, Moisés salvó a su pueblo de la opresión y destruyó al mayor tirano de la historia de la humanidad. El Corán ha mencionado a esta mujer como un eje fundamental en la creación de estos eventos. Entonces el Corán habla de la esposa del faraón, Asia, y la madre de Jesús (La Paz sea con ambas). El Corán las ha mostrado como un ejemplo a seguir  para las futuras generaciones.  En éste vínculo el Corán dice:

«Y Dios pone un ejemplo para quienes son creyentes. La mujer del Faraón cuando dijo: “¡Señor mío! Constrúyeme una morada junto a Ti en el Jardín y sálvame del Faraón y sus obras y sálvame de la gente opresora”. Y María la hija de Imràn, quien protegió la castidad de su vientre, así que, insuflamos en él de Nuestro Espíritu y confirmó las palabras de su Señor y Sus Escrituras y fue de las obedientes”. Sagrado Corán (Tahrim 66:11-12)

Leamos estos dos versículos y consideremos cuidadosamente su maravilloso significado intelectual que habla sobre la persona de la mujer con honor y respeto de una manera que ninguna civilización material le otorga. El Corán ha ofrecido a la mujer honrada como un ejemplo práctico a seguir por hombres y mujeres. Esto ha sido mencionado en el versículo: «Y Allah establece un ejemplo para aquellos que creen». La frase «Y Allah y establece un ejemplo» y la frase «para aquellos que creen» explica claramente para nosotros un concepto único en el mundo de pensamiento y de civilización con respecto a la mujer honrada. El Corán les ha ofrecido como un ejemplo ideal de pensamiento y actitud sociopolíticos a seguir para hombres y mujeres. Se ha mostrado dos ejemplos al alto personaje de la mujer creyente y su posición en el pensamiento islámico. Se ha mostrado a la esposa del Faraòn, en aquel momento la reina de Egipto, la señora de la Corona, Palacio, poder, política y el gran estado. Sin embargo, desafió a las autoridades. El Corán también ha mostrado a María, hija de Imran, que desafió a la soberbia y el complot de los hijos de Israel.

Como la mujer jugó un papel importante durante la vida de Abraham, Moisés y Jesús (La Paz sea con ellos), interpretó el mismo papel durante la vida del Profeta Muhammad (s.a.w.) y su misión. Este papel ideológico único fue interpretado por Khadija bint Khwaylid (a.s.). Es digno de mencionar, que Khadija (a.s.) pertenecía a la tribu de Quraish. Ella era una Dama de la sociedad y tenía una posición notable en la Sagrada Meca. Ella tenía riqueza, comercio y posición. Fue la primera mujer en creer en el mensaje del Profeta Muhammad (s.a.w.). Por consiguiente creyó en su profecía y gastaron su dinero para apoyarlo. Por él, ella sufrió todas las persecuciones a lo largo de diez años de su santa vida, por estar a su lado. Ella soportó todos los sufrimientos del asedio que duró tres años. Por lo tanto, se ha convertido de entre las grandes mujeres mayores en la historia del Islam. Por esta razón, el Apóstol de Allah (s.a.w.) al año en que ella murió lo llamó el año de la tristeza.

Los musulmanes magnifican mucho a esta Dama. Siguen su comportamiento y actitudes nobles.

En una conversación con su esposa Aisha, en referencia al carácter de Khadija, el Profeta dijo: Allah no me ha recompensado con nada mejor que ella. Ella era la madre de la familia y una ama de casa. Ella creyó en mí cuando la gente me acusó de mentir. Me apoyó con su dinero cuando la gente me privó (de eso). Me dio un hijo cuando estaba privado (de eso) de otra que de ella. 17

Nuevamente habló sobre ella, diciendo: «Ciertamente, yo amo a quienes la aman.» 18

Luego el Profeta (s.a.w.) habló sobre su hija Fátima, la casta: «Fátima es parte de mí. Quien la lastima me lastima a mi.» 19

Un día le fue preguntado: «Quien de tu familia es más amado por ti?» «Fàtima, la hija de Muhammad,» dijo. 20

De estos textos comprendemos la posición y carácter de la mujer durante la vida del  Profeta (s.a.w.). Esta actitud del Profeta representa la mejor evaluación y respeto hacia la  posición de la mujer en el Islam.

A través de esta breve explicación coránica e histórica, entendemos que la mujer cuidó de los grandes profetas y los apoyaron. Esto fue incorporado durante la vida de Abraham, Moisés, Ismael, Jesús (a.s.) y Muhammad (s.a.w.), que fue el mayor de todos los profetas y mensajeros y fueron los líderes de pensamiento, justicia y civilización divina en la tierra.

El Corán ha registrado el papel de la mujer durante la vida del Profeta (s.a.w.) y su misión. También se ha mencionado que las mujeres han participado en emigrar con el Profeta y han luchado ante él. En este sentido, el Corán ha mencionado tanto a hombres y mujeres cuando se habla de emigración, compromiso de lealtad, misión, buena recompensa, la relación entre hombres y mujeres, etc. Existen cientos de versículos en el Corán sobre estos asuntos. Los siguientes son alguno de ellos:

«Y los creyentes y las creyentes son amigos y protectores los unos de los otros. Ordenan lo que es bueno y prohíben lo que es malo.»

Sagrado Coràn (Taubah 9:71)

«Dios mío! ¡Perdóname y perdona a mis padres y a quien entre en mi casas siendo creyente, y a los creyentes y a las creyentes, y no incrementes a los opresores más que ruina!»

Sagrado Coràn (Noè 71:28)

«El día en que veas la luz de los creyentes y las creyentes manifestándose delante de ellos…»

Sagrado Coràn (Hadid 57:12)

En estos versículos, el Corán eleva a la mujer a la posición más alta y la trata como trata al hombre. En el concepto del mensaje islámico, el hombre y la mujer se apoyan mutuamente para comunicar el pensamiento. Ambos reforman la sociedad y eliminan la corrupción y la delincuencia. Ambos transmiten el mensaje de la bondad, la paz y la justicia en toda la tierra.

En el segundo versículo, el Profeta Noé (a.s.) le pidió a su Señor que perdone a los hombres y las mujeres creyentes. Por el significado de esta oración, difundió los principios del honor, el amor y el respeto por la mujer. Esto es porque la súplica para cierta persona tiene todos estos significados.

El Corán describe que creyendo los hombres y las mujeres estarán en un halo de luz de día cuando conozcan a su Señor para recibir su recompensa según sus obras.

Por lo tanto, entendemos que el Corán ha concedido amor y apoyo a la mujer honrada. Además ha convocado a las personas para que le pidan a su Señor que perdone a la mujer creyente y Dios la bendiga. Por otra parte, se ha rodeado a la mujer creyente con un halo de luz. Una mujer asì es la que sigue a Asiya la esposa del Faraòn, María (la madre de Jesús), Khadija (la esposa del Profeta Muhammad s.a.w.) y Fátima (la hija de Muhammad s.a.w.).

Aparte de esto, entendemos la alta reputación de la mujer y el respeto hacia ella cuando sabemos que el primer mártir en el Islam fue Sumayya, la madre del gran compañero Ammar b. Yasir. Fue asesinada por Abu Sufyan, el líder de los politeístas. Por lo tanto, Sumayya sacrificó su vida por los principios del mensaje islámico. Fue entonces cuando ocurrió el enfrentamiento entre los terroristas y los tiranos y Muhammad (s.a.w.) y los necesitados y esclavos que siguieron el mensaje del Islam para darles sus derechos y para salvarlos de la ignorancia y la explotación.

Un número de mujeres desfavorecidas se apresuraron a creer en el Profeta (s.a.w.) al principio de su misión.

Ellas tuvieron que soportar dolor, tortura y persecución. Entonces, emigraron a Habasha y Medina. Apoyaron fuertemente a Allah y su Apóstol (s.a.w.).

El carácter de las mujeres justas aparece claramente cuando nos fijamos en la mirada que rodea a los mártires que ha mencionado el Corán:

«Y se iluminará la Tierra por la Luz de su Señor y se expondrá la escritura y se hará comparecer a los profetas y a los testigos y se juzgará entre ellos con la Verdad y nadie será oprimido». Sagrado Corán (Zumar 39:69)

La mujer musulmana no ha descubierto todavía su verdadera posición en el Islam y el hombre musulmán aún no ha conocido la verdadera posición de la mujer en el Islam. Así que la relación entre ellos se ha vuelto desordenada y no se ordenará hasta tanto sigan los principios del Corán y reconozcan los derechos de los demás.

Si la mujer que sigue la civilización material conoce su posición y respeto en el Islam, ella lo abrazará.

____________

 

17. Isaf Raghibin. Shiblanji, Nur Absar, p.96.

 

18. Muslim, Sahih, (Dar Ihya Turath Arabi) vol.15, p.201.

 

19. Tirmidhi, Sunan. Ahmad b. Hanbal, Musnad, vol.4, p.5. Nisa’i, Khasa’is, p.25.

 

20. Tabari, Thakh’ir Uqba, p.36.

 

TOMADO DEL LIBRO: «Woman and Society» por: «Al-Balagh Foundation»

 

Fuente: Rafed.net

Link: http://en.rafed.net/women-world-mainmenu/woman-and-society/women-in-society/6647-women-during-the-lifetimes-of-the-prophets-as

Traducciòn: LAILA HAKIM para UMMA

 

Filed in: Grandes Mujeres, Religión, Social

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.