4:09 am - lunes junio 21, 2021

RUQAIAH (S)

Por Masuma Assad de Paz

Una de las personalidades destacadas en el suceso de Karbalá y también luego es Hadrat Ruqaiah (S).

Según algunos relatos, Imam Hussein (P) tuvo seis hijos, de acuerdo a Sheij Mufid estos fueron cuatro varones y dos mujeres. Conforme a otros, sus hijos fueron nueve. Algunos de los cuales fueron martirizados y otros hechos prisioneros.

Respecto de Sayiddah Ruqaiah, en las primeras fuentes no encontramos su nombre, mas sí aparece en ellas que Imam Hussein (P) tenía una niña pequeña de nombre Fátima u otro nombre, y que esta hija, en algunos momentos, hablaba en Karbalá. Existe otro relato en el que Zainab al- Kubra (S) le habló a la cabeza de Imam Hussein (P) y le dijo: “Dile algo a esta niña, temo que muera”, lo que indicaría que el Imam tuvo una hija pequeña que estuvo en la caravana de Karbalá junto a ellos.

Otra fuente posterior, Kamel Balia’i la llama Ruqaiah.

Lo que también nos llega de los relatos es que esta niña sufrió el martirio en Shaam. Y allí fue sepultada. Es posible que no exista una fuente muy fuerte en relación a Sayyidah Ruqaiah pero, tal como dijo uno de los sabios más grandes, los efectos y karamat (bendiciones milagrosas) que han sucedido en el Santuario de la pequeña Sayyidah Ruqaiah no dejan lugar a dudas de que se trata de la hija de Imam Hussein (P) y permanece en Shaam.

En relación a los relatos de las palabras de Hadrat Ruqaiah en cuando vio la cabeza de su padre no es que estas sean sus propias palabras, sino que le son atribuidas porque seguramente esos fueron sus sentimientos al verla (maqtal).

Si le dieras la foto de un shahid a una pequeña, ella la tomaría, la acariciaría y le hablaría dulcemente: “¡Oh, padre mío! Ojalá hubiera sido ciega para no tener que ver tu cabeza cortada. ¡Oh, padre mío! Quien hace huérfano a un hermoso pequeño. ¡Oh, padre mío! ¿Quién ha cortado las venas de tu cuello?”

Causa de diferencias respecto de la existencia de Sayyidah

Según comenta Sheij Mufid en su libro Irshad, las hijas de Imam Hussein (P) eran Sukaina y Sakina.

Si alguien transmite esto entonces surge la existencia de Ruqaiah. Además, existen otras fuentes dedicadas a la genealogía e historiografía. Ibn Talida Shafe’i. en su libro “Matalibu Su’ul”, como también Ibn Shahr Ashube Mazandaran’ en su libro “Manaqib”, que citan tres o cuatro hijas [1] para el Imam Hussein, aunque debemos recordar que es más exacta la fuente derivada de los especialistas. A Sheij Mufid, quien es faqih (jurisconsulto) pero no especialista, no es genealogista, le fue pedido que escribiera un libro sobre la Ahl- ul- Bait y así lo hizo. Por lo tanto, acerca de aquellos relatos en los que se dice que el Imam tuvo tres o cuatro hijas mujeres, es seguro que entre ellas se contaba Ruqaiah.

Con respecto a los sucesos de Shaam, luego de Ashura, tenemos un libro “Kamil Bahai” Imad Din TabariShi’i S. VII, contemporáneo de Sayyid Tauus. Allí cuenta la historia de Ruqaiah, su martirio y también trae la fuente. “Kitab Hanieh” de Qasim Ibn Ma’mun en el que describe las atrocidades que llevó a cabo Bani Umayah en Shaam.

Sheij Qom dice que Imad Din Tabari tenía fuentes que ya no se hallan entre nosotros. Él fue un gran y reconocido investigador quien, a su vez, cita a otras fuentes, nosotros no lo hemos de negar porque Sheij Mufid transmitió que solo fue padre de Fátima y Sukaina, especialmente cuando grandes sabios recomiendan la visita e incluso también piden ser enterrados en su santuario.

Ruqaiah en Ashura

En cierta parte del libro “Ashura” de Abbas Haidar Zadeh, podemos leer:

1- Sukaina le dijo a Ruqaiah “Vamos con papá” y, según algunos hadices, no les fue permitido.

El Imam Hussein (P) lloró al escuchar estas palabras. En ese momento Ruqaiah dijo: “No te prohíbo que te vayas, solo quiero verte”. El Imam la tomó y besó sus labios secos, ella entonces gritó: : “Al ‘attash, al- ‘attash fa’in adhima’ qad ahraqni” العطش، العطش، فان الظماء قد احرقنی (Papá, estoy muy sedienta, mi hígado se quemó de la sed). Él le dijo: “Siéntate al lado de la carpa hasta que te traiga agua”. Ella le dijo: “¡Padre! ¿Adónde vas? ¿Por qué te alejas de nosotros?”Una vez más el Imam vuelve con ella, la alza, la calma.

Helal Ibn Nafé dice: “Cuenta uno de los soldados del bando enemigo que vio que luego que el Imam se despidiese de su familia Ahl- ul Bait y se dirigiera al campo de batalla, una niña de tres años salió con pasos temblorosos y tomó de la ropa a su padre y le dijo: “¡Padre! ¡Mírame! ¡Estoy sedienta!” El Imam lloró desconsoladamente y le dijo: (aparece escrito en persa) “¡Hija! Sé que estás sedienta, Dios te saciará porque Él es mi representante y mi refugio”.

Helal preguntó quién era esa niña y relató que le dijeron: “Es la hija del Imam Hussein, Ruqaiah, de tres años”.

Por el recuerdo de los labios sedientos de su padre no tomó agua.

La tarde de Ashura en la que los enemigos tomaron las carpas, en ella se hallaban veintitrés niños. Le fue dicho a Omar Sa’d que, debido a la sed, los niños podrían perecer. Este accedió a que les fuera dada agua, y al hacerlo uno por uno, al llegar a Ruqaiah, esta salió corriendo hacia el lugar de los mártires. Uno de los soldados le preguntó “¿Adónde vas?”, Ruqaiah dijo: “Mi padre está sediento. Lo quiero encontrar y llevarle agua”. El soldado le dijo: “Tú toma agua. Tu padre ha sido martirizado con los labios secos”.

Llorando, Ruqaiah responde: “Entonces yo no beberé”.[2]

En el libro Mafatihul Gaib, Saleh Ibn Abdullah contó: “Cuando fuimos a las carpas, a una de las niñas se le había prendido fuego una parte de su ropa, yo me acerqué con mi caballo y ella se puso más alterada. Le dijo: “¡Oh, niña! No tengo intención de molestarte”, finalmente se puso de pie un poco nerviosa. Bajé del caballo y apagué el fuego de sus ropas y me compadecí.

Una vez me dijo: “¡Oh, señor! Mis labios están tan sedientos que se…. Déme un puñado de agua”. Le di una vasija llena de agua, luego se puso a caminar. Le pregunté adónde iba, me dijo que tenía una hermana más chica. Le dije que no temiera, que ya terminó la prohibición del agua. Luego le pregunté por su padre y me dijo: “Tengo una pregunta, mi padre estaba sediento, ¿le dieron agua?” Le dijo: “No, martirizó diciendo: Sáciame con un sorbo de agua, un puñado de agua dame, pero nadie le dio cuando escuchó esto, ella no quiso beber”. Algunos de los grandes sabios dicen que esta fue Hadrat Ruqaiah. (S)[3]

Traducido para UMMA por: M. Fabiana Ríos

[1]    Quienes afirman esto dicen que los hijos del Imam Hussein (P) fueron diez: seis varones y cuatro mujeres: Sakina, Fátima, Zainab y Ruqaiah, esta última habría contado con entre cinco y siete años de edad y fue hermana de … Sayyid, hija de Shahrbanu, hija de Yazdegard III. Otras narraciones relatan que era hija de Umm Ishaq, esposa de Imam Hussein (P), quien le dejó en su testamento que se case con ella y mencionó sus virtudes.


[2]    Az zamaratial …. , T. 2, p. 38


[3]    Hadrat Ruqaiah alaihi salam, Sheij Ali Fahat, p. 13



Filed in: Destacado, Grandes Mujeres, Religión, Social

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.