N°12 La Exégesis de la Sura Al Fatiha “La Apertura”, Aleya 6

En el Nombre de Dios, el Clementísimo, el Misericordiosísimo

ALEYA 6:

‎اھْدِنَا الصِّراطَ الْمُسْتَقِیمَ

«¡Encamínanos hacia el Sendero Recto ! «

Exégesis

Marchar sobre el Camino Recto.

Después de declarar el sometimiento a Dios, de alcanzar la etapa de servidumbre (o adoración) Suya y de pedir Su Ayuda, la primera petición que el siervo realiza a su Creador es que lo encamine hacia el Sendero Recto, el camino de la pureza y el bien, de la justicia y la bondad, de la fe y las obras correctas. Él le pide esto a Dios para que agregue la Merced de la Buena Guía al resto de las Gracias otorgadas.

En esta etapa, aunque el hombre es creyente y conoce a su Señor, puede resultar despojado de tal Merced en cualquier momento por determinadas causas. Como consecuencia, puede extraviarse y apartarse del Sendero Recto. Por eso resulta necesario que al menos diez veces por día le pida a Dios que lo preserve de los deslices y desvíos.

Por otra parte, “el Camino Recto” que es la religión Divina, posee grados. En consecuencia, cualquiera sea el grado en que el hombre se encuentre siempre habrá otro grado superior más elevado, y el creyente debe implorarle a Dios que lo encamine hacia dichos grados y le permita subir hasta alcanzar el grado más elevado acorde a su capacidad. 

En este punto surge un interrogante: ¿Acaso estamos desviados que debemos pedirle a Dios que nos encamine? Y supongamos que, efectivamente, admitimos que esto resulta necesario para nosotros, ¿cómo se entiende respecto de los Infalibles (los Profetas e Imames –P-) en tanto que ellos son ejemplos de hombres completos y perfectos? ¿Por qué ellos deben pedir esto también?

En respuesta a esto decimos:

PRIMERO: Tal como ya hemos señalado, a lo largo de su recorrido el hombre siempre presenta puntos en los que puede desviarse del Sendero Recto y extraviarse. Por eso él necesita implorar la ayuda de Dios para afirmar sus pies en el Camino Recto.

Siempre debemos recordar que la merced de la existencia y todos los dones Divinos adyacentes nos llegan momento a momento desde el Gran Principio. Todas las criaturas somos como lámparas eléctricas cuya luz continua se debe a que permanentemente reciben electricidad desde la fuente a través de los cables. Nuestro ser es así: continuamente recibe de la Fuente del Ser, del Creador Generoso, renovadas energías. Así, podemos considerar que momento a momento somos un ser nuevo, y como tal necesitamos una nueva Buena Dirección. Y es obvio que puedan surgir impedimentos en las conexiones espirituales con la fuente, tales como la injusticia, la opresión, la maldad, etc., que interrumpan nuestra relación con Dios y repentinamente nos desviemos del Sendero Recto. Por eso, en nuestras oraciones, le pedimos a Dios que no surjan estos impedimentos y que nos mantengamos firmes en el Camino Recto.

SEGUNDO: La Buena Guía es la marcha hacia la perfección, y la misma es gradual, paulatina, pasando desde los niveles inferiores hacia los grados más elevados. El camino del perfeccionamiento –como es claro- resulta ilimitado y se extiende hasta el infinito (Dios). En consecuencia, no resulta raro que los Profetas e Imames Infalibles (P) le pidan a Dios que los encamine y dirija por el Sendero Recto. La Perfección Absoluta es únicamente de Dios. Los demás seres, sin excepción, se hallan en la marcha hacia la perfección. Por lo tanto, no hay ninguna contradicción en que ellos (los Profetas e Imames –P-) le pidan a Dios los grados más altos. Nosotros bendecimos al Profeta Muhammad (BPD) y a su familia diciendo : “¡Oh, Dios! ¡Bendice al Profeta Muhammad (BPD) y a su familia purificada.  Esto significa que pedimos la renovada Misericordia Divina sobre Muhammad y su familia (BPD) y el grado más alto de perfección para ellos.

El Profeta (BPD) rogaba diciendo:

‎…رَب ِّ زِدْنِي عِلْما “… ¡ Señor! ¡Aumenta mi ciencia!” (Corán 20:114)

El Noble Corán expresa:

‎…وَ یَزِیدُ الله َُّ الَّذِینَ اھْتَدَوْا ھُدىً “Dios dirigirá aún mejor a los encaminados…” (19:76)

También dice:

‎وَ الَّذِینَ اھْتَدَوْا زادَھُمْ ھُدىً

“A quienes se dejen dirigir, Él los encaminará aún mejor.” (47:17)

Para explicar mejor este tema, vamos a transcribir las siguientes dos narraciones:

1.- Sobre la explicación de la frase “Encamínanos hacia el…”, ‘Alí (P) ha dicho:

“¡Oh, Dios! Haz que continúe para nosotros el éxito con el cual te hemos obedecido en el pasado, para que así también te obedezcamos en el futuro por lo que queda de nuestra existencia.”35

2.- El Imam Sadiq (P) ha explicado sobre esto: “Es decir: ‘¡Oh, Dios! Encamínanos hacia un sendero que conduzca hacia Tu Amor y Tu Paraíso, y que nos impida seguir nuestros deseos y perecer, o depender de nuestras propias opiniones y destruirnos”.36

35 Manil Ajbar, narrado del Tafsir Al Safi 

36 Idem

(Continuará in shaAllah)

Somos UMMA:

https://chat.whatsapp.com/K6E46KAV1raJ62iTnA6BqM

Filed in: Aleyas y Exégesis, Tafsir Nemuné

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.