La Mujer en la Ley Divina-Castigo

LAS MUJERES, 15

Sura: 4

Revelada en: Medina

 

Texto del Versículo:

وَاللاَّتِي يَأْتِينَ الْفَاحِشَةَ مِن نِّسَآئِكُمْ فَاسْتَشْهِدُواْ عَلَيْهِنَّ أَرْبَعةً مِّنكُمْ فَإِن شَهِدُواْ فَأَمْسِكُوهُنَّ فِي الْبُيُوتِ حَتَّىَ يَتَوَفَّاهُنَّ الْمَوْتُ أَوْ يَجْعَلَ اللّهُ لَهُنَّ سَبِيلاً

Traducción:

“Llamad a cuatro testigos de vosotros contra aquéllas de vuestras mujeres que cometan deshonestidad. Si atestiguan, recluidlas en casa hasta que mueran o hasta que Alá les procure una salida.”

 

Tema: Castigo

Palabras clave: Mujer/ Adulterio/ Esposa/ Testigo

Fuente: Tafsir- e- Neumoneh (Ejemplar) Resumido

(Volumen: 1, Página 478- 480, Capítulo: 4, Sura: Las mujeres, Versículo: 1)

Intérprete: Makarem Shirazi, Naser

Traductor al Inglés: Mansu Aminy- Baghbadorani

Traductora al Español: Fabiana Ríos

Lugar de Publicación: Escuela Amir- al- Muminín, Qom, Irán

Soporte: WINOW- www.islamwomen.org

 

EL COMENTARIO

El árabe FAHÏSA, literalmente significa: “mala, indecente, desagradable, impura, fea mirada”, pero generalmente es usada para significar fornicación o adulterio.

El término ha sido usado en trece casos en el SANTO CORÁN, a veces con el significado de fornicación, a veces para aludir a la pederastia y en otros lugares con el significado de indecencia y lujuria.

La mayoría de los comentaristas han entendido que esta indicación de “recluidlas en casa” como pena y castigo por su adulterio, que técnicamente significa relación sexual consentida por un hombre casado o una mujer con otra persona distinta de su pareja.

Para proteger el honor de la mujer y la reputación de su familia, son necesarias las más estrictas evidencias para probar su indecencia. ¡Aquí, tienen que testificar cuatro testigos en lugar de los dos habituales, que el adulterio está probado para ellos o que han visto el mal acto! Luego si es probado esto, el máximo castigo sería la prisión perpetua.

Aquellos que toman la indecencia como adulterio, interpretan esta orden definitiva que es agregada: “O HASTA QUE ALLAH LES PROCURE UNA SALIDA”, que significa un pronunciamiento definitivo del profeta bajo inspiración y esto pudo haber sido el castigo de los azotes de la S 24:2

(Yo entiendo, de acuerdo a las sucesivas y el orden serial de las revelaciones, el capítulo de LA LUZ, en el que el castigo de los acotes ha sido ordenado, viene después del capítulo de LAS MUJERES, en el que aparece la prisión perpetua, y por lo tanto, el versículo 15 de la S. 4, ha sido abolido.)

(NOTA DEL TRADUCTOR AL INGLÉS)

 

LAS MUJERES, 16

Sura: 4

Revelada en: Medina

 

Texto del Versículo:

وَاللَّذَانَ يَأْتِيَانِهَا مِنكُمْ فَآذُوهُمَا فَإِن تَابَا وَأَصْلَحَا فَأَعْرِضُواْ عَنْهُمَا إِنَّ اللّهَ كَانَ تَوَّابًا رَّحِيمًا

Traducción:

“Si dos de los vuestros la cometen, castigad a ambos severamente. Pero, si se arrepienten y enmiendan, dejadles en paz. Alá es indulgente, misericordioso.”

 

Tema: Castigo

Palabras clave: Mujer/ Adulterio/ Arrepentimiento/ Castigo

Fuente: Tafsir- e- Neumoneh (Ejemplar) Resumido

(Volumen: 1, Página 478- 480, Capítulo: 4, Sura: Las mujeres, Versículo: 1)

Intérprete: Makarem Shirazi, Naser

Traductor al Inglés: Mansu Aminy- Baghbadorani

Traductora al Español: Fabiana Ríos

Lugar de Publicación: Escuela Amir- al- Muminín, Qom, Irán

Soporte: WINOW- www.islamwomen.org

 

EL COMENTARIO

Este versículo tiene, en un sentido general, la orden del castigo por la fornicación, que técnicamente significa relaciones sexuales ilícitas por parte de una persona no casada. Han bajado más detalles acerca del castigo en la S 24: 2, diciendo: “Flagelad a la fornicadora y al fornicador con cien azotes cada uno.”

El versículo culmina en que, quizá Allah acepte su arrepentimiento y retorno, su se arrepienten sinceramente y resuelven decididamente enmendarse a sí mismo y sus modos. También implica que nadie tiene derecho a reprochar y culpar a esos pecadores que se han arrepentido y volvieron a corregir sus errores.

 

 

LA MESA SERVIDA, 38

Sura: 5

Revelada en: Medina

 

Texto del Versículo:

وَالسَّارِقُ وَالسَّارِقَةُ فَاقْطَعُواْ أَيْدِيَهُمَا جَزَاء بِمَا كَسَبَا نَكَالاً مِّنَ اللّهِ وَاللّهُ عَزِيزٌ حَكِيمٌ

Traducción:

“Al ladrón y a la ladrona, cortadles las manos como retribución de lo que han cometido, como castigo ejemplar de Allah. Allah es poderoso, sabio.”

 

Tema: Igualdad del Hombre y la Mujer en el Cumplimiento de las Obligaciones/ Castigo

Palabras clave: Castigo/ Mujer

Fuente: Tafsir- e- Neumoneh (Ejemplar) Resumido

(Volumen: 1, Página 478- 480, Capítulo: 4, Sura: Las mujeres, Versículo: 1)

Intérprete: Makarem Shirazi, Naser

Traductor al Inglés: Mansu Aminy- Baghbadorani

Traductora al Español: Fabiana Ríos

Lugar de Publicación: Escuela Amir- al- Muminín, Qom, Irán

Soporte: WINOW- www.islamwomen.org

 

EL COMENTARIO

VERSÍCULOS N. º 38- 40

Aquí el castigo decretado para el ladrón, sea hombre o mujer, es el corte de las manos. Este mandamiento es uno general y en breve, el detalle de lo que debe ser sabido por los juristas y especialistas de la ley (SHARIA), de las tradiciones y de la forma metódica de nuestro profeta.

En materia de robo, al ladrón le ha sido dado precedencia sobre la ladrona, pero al contrario de esto, en materia de adulterio, la mujer ha sido mencionada antes del hombre (S. 24:2). Esto es porque las mujeres son más efectivas que los hombres en cuanto al adulterio, y los hombres son más efectivos en materia de robo que las mujeres.

De acuerdo con la jurisprudencia islámica, existen muchas condiciones y términos para que un ladrón sea castigado, algunos de los cuales son los siguientes:

1- El monto de lo robado debe costar, al menos, un cuarto de dinar, que es la principal moneda de oro los antiguos musulmanes. Los juristas no son unánimes en cuanto al exacto valor de la propiedad robada, que involucraría la pena de la amputación, la mayoría de los jurisprudentes, tanto shiítas como sunnitas, sostiene que los ladrones menores son excluidos de esta pena.

2- La propiedad debe haber sido robada de un lugar protegido, como una casa, un negocio o un bolsillo.

3- Y que el robo no haya sido realizado en un año de hambruna y escasez

4- El ladrón debe ser conocedor y maduro de modo que su robo sea fruto de su libertad.

5- Si un padre ha robado algo para su hijo, o si un hijo ha robado algo para su padre, o si el copropietario de una sociedad ha robado algo de su compañía, quedan todos excluidos de este mandamiento.

6- También está exento el ladrón que ha robado frutas de los árboles de los jardines.

7- Ante la probabilidad de haber cometido un error, el ladrón debe ser investigado y bien considerado antes de ser condenado por el robo. Del mismo modo, otras condiciones son mencionadas en los libros jurídicos para ser observadas antes de la ejecución.

8- Las anteriormente mencionadas condiciones no significan que las demás clases de robos que no reúnen las mencionadas condiciones sean lícitas. En el Islam, cualquier clase de robo, de cualquier monto, está prohibido y es ilegal.

 

¿CUÁNTO DE LA MANO DEBE SER CORTADO?

Nuestros juristas han entendido que “CORTADLES LAS MANOS”, desde varias tradiciones; para significar “CORTADLES CUATRO DEDOS DE LA MANO DERECHA” y la palma de la mano debe permanecer para poder llevar a cabo la prosternación, que es la parte principal de la Plegaria Diaria.

 

¿ES MUY RIGUROSO ESTE CASTIGO ISLÁMICO?

Algunos de los opositores islámicos han objetado que la pena para el robo es muy dura y cruel, y de ser así, casi todas las manos de las sociedades islámicas ¡deben ser cortadas por robos menores! Para responder a esto, se han considerado muchos puntos y afirmaciones, algunos de los cuales son:

A- Las condiciones para llevar a cabo la pena no cubre a todas las clases de robos y ladrones.

B- Probar cualquier delito a la manera y método islámicos, es muy difícil, como la exigencia de testigos y testimonios de cuatro hombres justos y piadosos para probar un adulterio.

C- No se debe juzgar considerando meramente un mandamiento islámico, independiente de todos los demás mandamientos relacionados. Además de la Ley para los ladrones, la sociedad islámica tiene muchas leyes estrictas para reducir la pobreza y aumentar la piedad. De modo que el mandamiento puede parecer cruel, si buscamos ponerlo en vigencia en una población libre y no musulmana, como la que actualmente vemos en Europa u otros lugares.

D- Si somos testigos de tantos robos en las sociedades modernas, es porque el ladrón nada tiene que temer. En partes del mundo islámico, tales como Arabia Saudita, en donde se observa el castigo al ladrón, los ladrones son ciertamente muy raros. A menudo vemos allí hermosas cosas caídas en las calles, y nadie se atreve a tocarlas, hasta que la policía que es la responsable de ellas, la recoge y devuelve a sus dueños.

Es digno de notar que la Ley Islámica de pena ha sido ejecutada por siglos a través del transcurso de la historia y el caso de los ejecutados es muy raro, en realidad.

Algunos han objetado que la puesta en vigor de esta ley es muy costosa, y mucho más de lo que debería, y que se paga un alto precio ¡por bagatelas! En otras palabras, la multa y el precio de sangre por la amputación de cinco dedos de acuerdo a la ley (SHARIA) es de quinientos dinares, pero el que sólo ha robado un cuarto de dinar debe perder ¡cuatro de sus dedos! ¿Qué clase de justicia es esta? Lo mismo se preguntó Alm- al- Hoda, un gran erudito islámico de cientos de años atrás, y él lo respondió a través del hermoso verso a continuación:

La Gracia de la probidad realza el valor de las manos a un nivel muy elevado. La Desgracia de la traición rebaja el valor de las manos a un muy inferior grado.”

 

LA LUZ, 2

Sura: 24

Revelada en: Medina

 

Texto del Versículo:

الزَّانِيَةُ وَالزَّانِي فَاجْلِدُوا كُلَّ وَاحِدٍ مِّنْهُمَا مِئَةَ جَلْدَةٍ وَلَا تَأْخُذْكُم بِهِمَا رَأْفَةٌ فِي دِينِ اللَّهِ إِن كُنتُمْ تُؤْمِنُونَ بِاللَّهِ وَالْيَوْمِ الْآخِرِ وَلْيَشْهَدْ عَذَابَهُمَا طَائِفَةٌ مِّنَ الْمُؤْمِنِينَ

Traducción:

“Flagelad a la fornicadora y al fornicador con cien azotes cada uno. Por respeto a la ley de Allah, no uséis de mansedumbre con ellos, si es que creéis en Allah y en el último Día. Y que un grupo de creyentes sea testigo de su castigo.”

 

Tema: Castigo

Palabras clave: Mujer/ Castigo/ Adúlteros

Fuente: Tafsir- e- Neumoneh (Ejemplar) Resumido

(Volumen: 1, Página 478- 480, Capítulo: 4, Sura: Las mujeres, Versículo: 1)

Intérprete: Makarem Shirazi, Naser

Traductor al Inglés: Mansu Aminy- Baghbadorani

Traductora al Español: Fabiana Ríos

Lugar de Publicación: Escuela Amir- al- Muminín, Qom, Irán

Soporte: WINOW- www.islamwomen.org

 

EL COMENTARIO

EL CASTIGO PARA EL ADULTERIO

VERSÍCULOS N. º 1- 3

Este capítulo es llamado “LA LUZ”, por uno de sus más expresivos versículos, el n. º 34, mientras que toda la sura arroja luz sobre los aspectos de la vida. Arroja la luz de la castidad sobre el hombre y la mujer. Alumbra con la luz del Monoteísmo y la fe a los corazones y las almas.

El árabe “SURA” deriva de “SUR”, que significa “altura, altas paredes” que eran construidas en la antigüedad para proteger al pueblo de los ataques de los enemigos. SURA también significa “edificaciones altas y hermosas” y también las distintas partes de esas construcciones son llamadas SURA, y, por lo tanto, los capítulos del Corán que se suponen que son las partes más pequeñas de un gran palacio.

Entonces la SURA de LA LUZ comienza con el primero de una serie de mandamientos que es muy estricto y decisivo:

“Flagelad a la fornicadora y al fornicador con cien azotes cada uno. Por respeto a la ley de Allah, no uséis de mansedumbre con ellos, si es que creéis en Allah y en el último Día.”

Los asuntos sexuales pueden afectar profundamente la vida espiritual como también la física. En este capítulo del Corán, Allah ha emitido algunos decretos que no son meros temas de conveniencia. Allah los ha ordenado para nuestra seria observancia en la vida.

El árabe “ZINA”, que significa “relación sexual ilegal”, incluye el adulterio y la fornicación entre parejas casadas o no.

Al contrario del cristianismo, la Ley del matrimonio y divorcio es facilitada en el Islam. Por lo tanto no hay lugar a excusa alguna para un musulmán. “¿Por qué relación sexual ilegal? Estos temas aquí están para el mayor autorrespeto del hombre y la mujer, y protegerán la vida matrimonial para ambos sexos haciéndola segura y honorable.”

El tercer versículo se refiere al matrimonio de un adúltero con una adúltera:

“El fornicador no podrá casarse más que con una fornicadora o con una asociadora.”

Algunos comentaristas no toman al versículo anterior de una manera imperativa, de modo de ser considerado una orden. Suponen que es una afirmación informativa, que expresa una realidad evidente, que la gente pura buscará gente pura, y que la gente impura irá detrás de los impuros. En otras palabras: “cada oveja, con su pareja.”

Algunos otros comentaristas son de la opinión que éste es una prohibición religiosa que la gente casta no debe casarse con los impuros, porque algunas  enfermedades morales son contagiosas como las enfermedades físicas.

 

¿POR QUÉ LAS DAMAS PRIMERO?

Aquí las adúlteras preceden a los adúlteros en el tema, pero en la S 5: 41[1], cuando se emite el decreto para los ladrones, el ladrón es mencionado antes que la ladrona:

“Al ladrón y a la ladrona, cortadles las manos como retribución de lo que han cometido.” (S. 5: 41)[2]

Esto implicaría que en los temas sexuales, el rol del sexo débil es mucho más crítico debido a sus tentaciones y atracciones, en el robo, los hombres juegan un rol más elevado y son más efectivos que las mujeres.

 

LA LUZ, 4

Sura: 24

Revelada en: Medina

 

Texto del Versículo:

وَالَّذِينَ يَرْمُونَ الْمُحْصَنَاتِ ثُمَّ لَمْ يَأْتُوا بِأَرْبَعَةِ شُهَدَاء فَاجْلِدُوهُمْ ثَمَانِينَ جَلْدَةً وَلَا تَقْبَلُوا لَهُمْ شَهَادَةً أَبَدًا وَأُوْلَئِكَ هُمُ الْفَاسِقُونَ

Traducción:

“A quienes difamen a las mujeres honestas sin poder presentar cuatro testigos, flageladles con ochenta azotes y nunca más aceptéis su testimonio. Ésos son los perversos.”

 

Tema: Castigo/ La Mujer en la Sociedad

Palabras clave: Mujer/ Adulterio/ Testigo/ Acusación/ Falsa Acusación

Fuente: Tafsir- e- Neumoneh (Ejemplar) Resumido

(Volumen: 1, Página 478- 480, Capítulo: 4, Sura: Las mujeres, Versículo: 1)

Intérprete: Makarem Shirazi, Naser

Traductor al Inglés: Mansu Aminy- Baghbadorani

Traductora al Español: Fabiana Ríos

Lugar de Publicación: Escuela Amir- al- Muminín, Qom, Irán

Soporte: WINOW- www.islamwomen.org

 

EL COMENTARIO

EL TEMA DE LA CALUMNIA

VERSÍCULOS N. º 4- 5

Siguiendo al castigo por el adulterio, el decreto para la calumnia es establecido en el pasaje anterior. Esto es para proteger el respeto y el prestigio de las personas, especialmente el de las mujeres casadas.

““A quienes difamen a las mujeres honestas sin poder presentar cuatro testigos, flageladles con ochenta azotes y nunca más aceptéis su testimonio. Ésos son los perversos.”

Ésta es una estricta advertencia para aquellos que difunden una calumnia acerca de las demás personas, y en particular acerca de las mujeres casadas sin ninguna evidencia concreta. Si la castidad de una mujer es puesta en cuestionamiento, la acusación debe ser sostenida por cuatro testigos, que es el doble de lo que, en general, es necesario para las acusaciones generales. Si el calumniador fracasa en demostrar la acusación, es él quien será flagelado con ochenta latigazos y luego de ello, su no se arrepiente y no enmienda su conducta, es tenido entre los perversos. De esta manera nadie tiene que aceptar jamás sus testimonios. Pero, si él o ella se arrepienten y se corrigen, su privación del derecho de otorgar testimonio, que es una especie de desgracia social, será cancelada.

ABUHANIFAH ha relatado que le preguntó a Hazrat Imam Sadiq (AS): “¿Cuál es el pecado más grande: el adulterio o el homicidio?

El Imam Sadiq (AS) contestó: “El homicidio es un gran pecado.” ABUHANIFAH preguntó nuevamente: “Si es así, ¿por qué se necesitan cuatro para probar una calumnia, pero para el homicidio sólo dos?

Hazrat Imam Sadiq (AS) respondió: “En los casos de adulterio dos personas serán castigadas, pero en el caso de un asesinato sólo uno ha de ser castigado.”

 

LAS CONDICIONES DEL ARREPENTIMIENTO

Hemos mencionado a menudo que el arrepentimiento no es sólo lamentarse y sentir pesar por el pecado o el error.

Además de la conciencia y el profundo sentimiento de un arrepentimiento genuino, debe haber una dolorosa herida de conciencia con el propósito de enmienda. Es decir que el arrepentimiento es el peso por las indigestas comidas ingeridas ayer. Por lo tanto las consecuencias del error serán removidas y sus heridas, compensadas. Cuando se ha arruinado la reputación de una mujer inocente y se la puesto en desgracia ante la sociedad, el principal paso en el arrepentimiento es refutar estrictamente las anteriores afirmaciones y desmentirlas y derrumbarlas a través de argumentos, evidencias o pruebas.

 

LA LUZ, 6

Sura: 24

Revelada en: Medina

 

Texto del Versículo:

وَالَّذِينَ يَرْمُونَ أَزْوَاجَهُمْ وَلَمْ يَكُن لَّهُمْ شُهَدَاء إِلَّا أَنفُسُهُمْ فَشَهَادَةُ أَحَدِهِمْ أَرْبَعُ شَهَادَاتٍ بِاللَّهِ إِنَّهُ لَمِنَ الصَّادِقِينَ

Traducción:

“Quienes difamen a sus propias esposas sin poder presentar a más testigos que a sí mismos, deberán testificar jurando por Allah cuatro veces que dicen la verdad,”

 

Tema: Castigo

Palabras clave: Esposa/ Adulterio/ Castigo/ Acusación/ Juramento

Fuente: Tafsir- e- Neumoneh (Ejemplar) Resumido

(Volumen: 1, Página 478- 480, Capítulo: 4, Sura: Las mujeres, Versículo: 1)

Intérprete: Makarem Shirazi, Naser

Traductor al Inglés: Mansu Aminy- Baghbadorani

Traductora al Español: Fabiana Ríos

Lugar de Publicación: Escuela Amir- al- Muminín, Qom, Irán

Soporte: WINOW- www.islamwomen.org

 

EL COMENTARIO

OCASIÓN DE LA REVELACIÓN

VERSÍCULOS N. º 6- 10

SAAD IBN EBÄDIH, que era el jede de los Ayudantes en Medina, le dijo al profeta:

“¡Oh, Mensajero de Dios! Cuando aquellos que acusan a una mujer casada, (VERSÍCULO N. º 4), y fracasan en conseguir cuatro testigos para probar su acusación, han de ser castigados con ochenta latigazos. ¿Qué sucede si llego a casa y veo a alguien haciéndole el amor a mi esposa? ¿Puedo decirle continúa haciéndole el amor, hasta que vaya y traiga a cuatro hombres para que te observen en esa condición, de modo que atestigüen en la corte cuando sea necesario?

¡Y si la mato, nadie me creerá sin tener dos testigos que lo afirmen y entonces seré asesinado en reparación!”

El Profeta lo tomó como una objeción en contra del mandamiento de Allah y frunció el ceño ante la pregunta. SAAD se dio cuenta de la preocupación del Profeta y dijo nuevamente:

“¡Oh, Mensajero de Dios! Que mis padres y yo seamos el rescate. Jamás protesté en contra de las revelaciones de mi Señor, pero pregunto para asegurar mi corazón.”

El Profeta se mantuvo silencioso porque sin su referencia a la inspiración jamás decía algo.

Luego, unos días después ocurrió que HALAL IBN OMEYA se quejó al Profeta que había visto con sus propios ojos a un perverso haciéndole el amor a su esposa.

El Profeta mostró un gesto oscuro y pensante, cuando GABRIEL, se le apareció y le trajo los antes mencionados versículos.

 

EL TEMA DE ACUSAR A UNA ESPOSA

“Quienes difamen a sus propias esposas sin poder presentar a más testigos que a sí mismos, deberán testificar…”

Si un esposo atrapa a su esposa en adulterio, no es posible probarlo porque es muy difícil hallar en ese momento a cuatro testigos.

Eventualmente será más difícil para ellos vivir una vida matrimonial normal y sólo depende del honor y el acuerdo de los esposos. La solución sugerida en el Corán en este caso es que si el esposo jura cuatro veces por Allah que no miente, ése será el primer paso para probar la culpa y la traición.

Pero si la esposa también jura e invoca una maldición similar para negar la acusación, será desestimada de la culpa. Si ella confiesa, no lleva a cabo los pasos, la acusación es probada y se seguirá con el castigo. Después de tal suceso es difícil para los cónyuges vivir juntos de manera feliz, a menos que se perdonen mutuamente y muestra cierta tolerancia.

 

LA LUZ, 11

Sura: 24

Revelada en: Medina

 

Texto del Versículo:

إِنَّ الَّذِينَ جَاؤُوا بِالْإِفْكِ عُصْبَةٌ مِّنكُمْ لَا تَحْسَبُوهُ شَرًّا لَّكُم بَلْ هُوَ خَيْرٌ لَّكُمْ لِكُلِّ امْرِئٍ مِّنْهُم مَّا اكْتَسَبَ مِنَ الْإِثْمِ وَالَّذِي تَوَلَّى كِبْرَهُ مِنْهُمْ لَهُ عَذَابٌ عَظِيمٌ

Traducción:

“Los mentirosos forman un grupo entre vosotros. No creáis que se resolverá en mal para vosotros, antes, al contrario, en bien. Todo aquél que peque recibirá conforme a su pecado; pero el que se cargue con más culpa tendrá un castigo terrible.”

 

Tema: Castigo

Palabras clave: Acusación/ Falso Escándalo/ Adulterio/ las Esposas del Santo Profeta (AS)/ Aisha/ Mariyah

Fuente: Tafsir- e- Neumoneh (Ejemplar) Resumido

(Volumen: 1, Página 478- 480, Capítulo: 4, Sura: Las mujeres, Versículo: 1)

Intérprete: Makarem Shirazi, Naser

Traductor al Inglés: Mansu Aminy- Baghbadorani

Traductora al Español: Fabiana Ríos

Lugar de Publicación: Escuela Amir- al- Muminín, Qom, Irán

Soporte: WINOW- www.islamwomen.org

 

EL COMENTARIO

OCASIÓN DE LA REVELACIÓN

En la expedición de BANU MUSTALAGH, el profeta llevó con él a su joven esposa, HAZRAT AISHA. Fue tarde en la noche cuando se le ordenó al ejército regresar a Medina. En ese mismo momento en el que Aisha, la madre de los creyentes, se había alejado para llevar a cabo la ablución para la oración nocturna, perdió su valioso collar. La búsqueda del collar perdido la mantuvo ocupada por unos momentos y cuando regresó al campamento ¡todos se habían ido! Los porteadores también se habían llevado su litera, que generalmente estaba cubierta y dotada de cortinas y como ella era muy liviana en peso, su ausencia no fue notada. Por lo que pusieron la litera en el lomo del camello y partieron con el ejército. Cuando el ejército llegó al próximo alto, se dieron cuenta que no se hallaba en la litera.

Cuando ella vio que el campamento se había levantado, no supo qué hacer en la oscuridad de la noche ni adónde ir. Por lo tanto se sentó a descansar esperando que alguien viniera a buscarla en cuanto se notase su ausencia.

A la mañana siguiente fue hallada por Safwan, un joven creyente piadoso, cuyo deber fue buscar el lugar que había dejado el campamento, con el objetivo de recoger cualquier cosa valiosa que hubiera sido dejada atrás.

Cuando Safwan vio a la madre de los creyentes allí, educadamente descendió de su camello, de modo que Hazrat Aisha pudiese montar en el animal, entonces ella lo montó y Safwan condujo el camello a pie.

Este incidente dio la ocasión a los hipócritas, y en particular a su jefe, “ABDULLAH- IBN- UBAI” que hicieran surgir un malicioso escándalo en contra de la joven y piadosa esposa del profeta, para difama al Mensajero de Dios, pero en cambio, la vergüenza y la infamia cayeron sobre ellos mismos cuando fue descubierto su vergonzoso plan.

 

COMENTARIOS

VERSÍCULOS N. º 11- 16

El primer versículo en este pasaje, sin ir más lejos en el incidente, implica cómo un falso informe o una calumnia falsamente proferida, pueden agitar un pueblo y causar grandes problemas.

Constituían una banda de entre la nueva comunidad de musulmanes… una pequeña banda de hipócritas unidos que siempre tendían a manchar la reputación del profeta y sus discípulos. Eran alrededor de cuarenta personas o menos y tanto hombres como mujeres se hallaban involucrados en la difusión del escándalo, mientras el principal líder de ellos era ABDULLAH- IBN- UBAI, a quien el profeta no deseaba castigar, hasta que murió y halló el fuego del Infierno.

Difundieron el escándalo con la mala intención de arruinar la reputación del profeta y sus compañeros, pero Allah lo convirtió en beneficio y bien para los creyentes.

El incidente sirvió para rasgar el velo de los feos rostros de los no creyentes dados a la hipocresía. Con este hecho, los musulmanes aprendieron que no deben prestar atención a los rumores que los chismosos difunden por aquí y allí.

La siguiente lección para aprender fue que los musulmanes no deben pensar demasiado en las meras apariencias de los hechos al menos que su verdad interior se les haya revelado. Tales son algunas de las razones por las que el Corán da consuelo al profeta y a sus fieles compañeros:

“No creáis que se resolverá en mal para vosotros, antes, al contrario, en bien.”

El pronombre “VOSOTROS” aquí se refiere a todos los creyentes y puede implicar que todos los creyentes son como un solo cuerpo de hermandad, compartiendo con los demás la alegría o la tristeza. O que son tenidos como una sola alma en muchos cuerpos.

Entonces se dirigió a otro grupo de creyentes que fueron engañados a este respecto, por ser simples de mente. Debieron haber pensado bien de los creyentes cuando el rumor fue maliciosamente difundido:

“Cuando los creyentes y las creyentes lo han oído, ¿por qué no han pensado bien en sus adentros y dicho: «¡Es una mentira manifiesta!»?”

 

MÁS ACERCA DE LA CALUMNIA

A cambio de la expedición de BANIMOSTALAQ, un incidente dio la oportunidad y tiempo adecuado para que IBN- UBAI (LA) y a los demás hipócritas para alardear y atacar la reputación y buen nombre del profeta de una manera exagerada.

El profeta siempre llevaba consigo, por turnos, a una de sus esposas en sus viajes y expediciones. Cuando el incidente de BANIMOSTALAQ, fue el turno de AISHA, la única joven esposa que va con el ejército.

Generalmente las mujeres eran transportadas en literas. Estas eran sillones cubiertos y provistos de cortinas y eran llevadas a cuestas de camellos. En las estaciones y paradas del ejército, el conductor del camello hacía que su camello se sentase, se dirigía al costado y dejaba que su pasajera estuviera en libertad de descender de la litera para un corto paseo o algún refrigerio o descanso.

Sucedió también que en una estación el camellero bajó a su camello para que AISHA saliera de la litera y se alejó, de modo de no invadir la privacidad de la madre de los creyentes. Ella desmontó y se alejó, fuera de vista,  en búsqueda de privacidad para lavarse. Cuando regresó, halló que había dejado un precioso adorno, que fue regalo de su madre, en aquel alejado lugar. Se apresuró para recuperar el adorno. Ya oscureció y perdió algún tiempo en la búsqueda y al final, cuando encontró su adorno perdido y regresó al campamento ¡todos se habían ido y no quedaba nadie allí!

Como su litera estaba cubierta de velos y ella era muy liviana, su ausencia no fue notada por el camellero hasta que el ejército hubo llegado a la siguiente estación.

Cuando ella vio que el ejército había levantado campamento, no pudo hacer nada sino permanecer allí y esperar hasta que alguien viniese a recogerla.

El profeta siempre designaba a alguien para que quedase rezagado del ejército y permaneciese en búsqueda de las estaciones abandonadas para buscar si algo o alguien fue olvidado o dejado atrás.

Esta vez, “SAFWAN”, un piadoso creyente fue designado para permanecer en la retaguardia para buscar las cosas.

Era tarde en la oscuridad de la noche cuando Safwan, en la oscuridad, vio algo a la distancia. Se acercó y vio que era ¡LA MADRE DE LOS CREYENTES! Discretamente la ubicó sobre el camello que tenía y la condujo guiando, a pie, el camello. Cuando amaneció, llegaron al pueblo, y la hermana de ZAINAB que era ahora la esposa del profeta los vio. Acudió a ZAINAB, y en la pequeña sociedad de rivales, le dijo a su hermana: “¡AISHA ESTUVO FUERA CON SAFWAN TODA LA NOCHE!”

Pronto el rumor llegó a oídos de ABDULLAH- IBN- UBAI, el líder de los hipócritas, que era un experto esparcidor de rumores. Usó el incidente como un arma efectiva y la usó en contra del profeta y la castidad de su esposa. ¡Como cabecilla, magnificó el mezquino rumor y lo convirtió en el rema general de las conversaciones ociosas! Y pronto hubo mucho comentario acerca de nada en el pueblo. IBN- UBAI, el jefe de los hipócritas se convirtió en el cabecilla entre los esparcidores de rumores.

La calumnia continuó creciendo por semanas ¡mientras Aisha no era consciente en lo más mínimo! Sólo estaba sorprendida de ver que el comportamiento del profeta hacia ella había experimentado un pequeño cambio.

Un día, estaba enferma en cama, y fue llevada a la casa de su madre para que se ocupen de ella y ser cuidada. Entonces su madre le dio las noticias del rumor y habladurías.

De allí en más lloró tan amargamente que su salud y su vida estuvieron seriamente comprometidas. Continuamente oraba a Dios para que revele la verdad, cualquiera esta fuera, acerca de ella.

Entonces un día el profeta se sentó en el púlpito y dio un sermón diciendo:

“¿Por qué estas personas me vejan acerca de mi familia? No he visto nada en ellos sino bondad. Safwan es un piadoso creyente y celoso en sus oraciones ¿Por qué deben acusarlo tan falsamente?”

Entonces el profeta fue a visitar a su esposa que estaba enferma en cama, en la casa de ABUBAKR. Cuando ingresó, ella estaba gravemente enferma, como si estuviera en su lecho de muerte, y vertió sobre ella amargas lágrimas porque recientemente había oído los rumores acerca del escándalo.

El profeta se sentó frente a ella preguntándole cómo se encontraba. Era como si ella deseara decirle:

“Si me visitas en mi lecho de muerte como mi doctor, no renunciaré al placer de la enfermedad a cambio de los dos mundos.”

Entonces él le dijo: “¡AISHA! ¿Sabes lo que la gente dice acerca de ti? Ya debes saber, hasta ahora, que Allah es el Compasivo, el Misericordioso. Si has actuado mal, y la gente está acertada en su afirmación, arrepiéntete y vuelve a Allah y por supuesto, Él te perdonará.”

Ella, como una rabiosa tigresa, una vez más rompió en llanto y gritó a sus parientes que se hallaban presentes: “¿Por qué no hablan de mi inocencia? ¿Por qué ustedes dos han cerrado sus bocas?”

Entonces se dirigió al profeta y gritó con rabia:

“¡No! ¡No! ¡No me arrepentiré! ¿Debo arrepentirme de algo que no he hecho? No he hecho nada malo de modo de tener que pedir perdón por ello.”

Luego levantó sus manos al cielo y rogó:

“¡Oh, mi Señor! ¡Oh, mi Misericordioso y Fidedigno Señor! ¡Al menos revela a tu profeta si he pecado o no, pero no puedo soportar que sea crucificado junto a mí!”

El profeta, como un erudito psicólogo, pudo ver y leer las líneas de inocencia a través de todo su rostro. Estaba seguro de su veracidad. Al momento aparecieron en él las marcas de la inspiración. Transpiraba y pidió que lo cubriesen. ABUBAKR y su esposa se llenaron de temor, no sea que la acusación fuera confirmada por la revelación.

Por otro lado, Aisha se calmó y tranquilizó. Las señales de felicidad aparecieron en su rostro. Todos aguardaron a ver que resultaría de la inspiración sobrenatural.

El profeta se levantó y dio la buena nueva a su confiable esposa. Dijo: “¡AISHA! No te preocupes más; ya que Allah te ha absuelto de la calumnia.”

De este modo, los versículos anteriores acerca de la calumnia fueron revelados  en el Corán.

 

DE: MUHAMMAD, EL MENSAJERO DE DIOS

NOTA DEL TRADUCTOR AL INGLÉS

 

LA LUZ, 12

Sura: 24

Revelada en: Medina

 

Texto del Versículo:

لَوْلَا إِذْ سَمِعْتُمُوهُ ظَنَّ الْمُؤْمِنُونَ وَالْمُؤْمِنَاتُ بِأَنفُسِهِمْ خَيْرًا وَقَالُوا هَذَا إِفْكٌ مُّبِينٌ

Traducción:

“Cuando los creyentes y las creyentes lo han oído, ¿por qué no han pensado bien en sus adentros y dicho: «¡Es una mentira manifiesta!»?”

 

Tema: Igualdad del Hombre y la Mujer en el Cumplimiento de las Obligaciones/ La Mujer en la Sociedad/ Castigo

Palabras clave: Acusación/ Falso Escándalo/ Adulterio/ Las Esposas del Santo Profeta (AS)/ Aisha/ Mariyah

 

Fuente: Tafsir- e- Neumoneh (Ejemplar) Resumido

(Volumen: 1, Página 478- 480, Capítulo: 4, Sura: Las mujeres, Versículo: 1)

Intérprete: Makarem Shirazi, Naser

Traductor al Inglés: Mansu Aminy- Baghbadorani

Traductora al Español: Fabiana Ríos

Lugar de Publicación: Escuela Amir- al- Muminín, Qom, Irán

Soporte: WINOW- www.islamwomen.org

 

EL COMENTARIO

OCASIÓN DE LA REVELACIÓN

En la expedición de BANU MUSTALAGH, el profeta llevó con él a su joven esposa, HAZRAT AISHA. Fue tarde en la noche cuando se le ordenó al ejército regresar a Medina. En ese mismo momento en el que Aisha, la madre de los creyentes, se había alejado para llevar a cabo la ablución para la oración nocturna, perdió su valioso collar. La búsqueda del collar perdido la mantuvo ocupada por unos momentos y cuando regresó al campamento ¡todos se habían ido! Los porteadores también se habían llevado su litera, que generalmente estaba cubierta y dotada de cortinas y como ella era muy liviana en peso, su ausencia no fue notada. Por lo que pusieron la litera en el lomo del camello y partieron con el ejército. Cuando el ejército llegó al próximo alto, se dieron cuenta que no se hallaba en la litera.

Cuando ella vio que el campamento se había levantado, no supo qué hacer en la oscuridad de la noche ni adónde ir. Por lo tanto se sentó a descansar esperando que alguien viniera a buscarla en cuanto se notase su ausencia.

A la mañana siguiente fue hallada por Safwan, un joven creyente piadoso, cuyo deber fue buscar el lugar que había dejado el campamento, con el objetivo de recoger cualquier cosa valiosa que hubiera sido dejada atrás.

Cuando Safwan vio a la madre de los creyentes allí, educadamente descendió de su camello, de modo que Hazrat Aisha pudiese montar en el animal, entonces ella lo montó y Safwan condujo el camello a pie.

Este incidente dio la ocasión a los hipócritas, y en particular a su jefe, “ABDULLAH- IBN- UBAI” que hicieran surgir un malicioso escándalo en contra de la joven y piadosa esposa del profeta, para difama al Mensajero de Dios, pero en cambio, la vergüenza y la infamia cayeron sobre ellos mismos cuando fue descubierto su vergonzoso plan.

 

COMENTARIOS

VERSÍCULOS N. º 11- 16

El primer versículo en este pasaje, sin ir más lejos en el incidente, implica cómo un falso informe o una calumnia falsamente proferida, pueden agitar un pueblo y causar grandes problemas.

Constituían una banda de entre la nueva comunidad de musulmanes… una pequeña banda de hipócritas unidos que siempre tendían a manchar la reputación del profeta y sus discípulos. Eran alrededor de cuarenta personas o menos y tanto hombres como mujeres se hallaban involucrados en la difusión del escándalo, mientras el principal líder de ellos era ABDULLAH- IBN- UBAI, a quien el profeta no deseaba castigar, hasta que murió y halló el fuego del Infierno.

Difundieron el escándalo con la mala intención de arruinar la reputación del profeta y sus compañeros, pero Allah lo convirtió en beneficio y bien para los creyentes.

El incidente sirvió para rasgar el velo de los feos rostros de los no creyentes dados a la hipocresía. Con este hecho, los musulmanes aprendieron que no deben prestar atención a los rumores que los chismosos difunden por aquí y allí.

La siguiente lección para aprender fue que los musulmanes no deben pensar demasiado en las meras apariencias de los hechos al menos que su verdad interior se les haya revelado. Tales son algunas de las razones por las que el Corán da consuelo al profeta y a sus fieles compañeros:

“No creáis que se resolverá en mal para vosotros, antes, al contrario, en bien.”

El pronombre “VOSOTROS” aquí se refiere a todos los creyentes y puede implicar que todos los creyentes son como un solo cuerpo de hermandad, compartiendo con los demás la alegría o la tristeza. O que son tenidos como una sola alma en muchos cuerpos.

Entonces se dirigió a otro grupo de creyentes que fueron engañados a este respecto, por ser simples de mente. Debieron haber pensado bien de los creyentes cuando el rumor fue maliciosamente difundido:

“Cuando los creyentes y las creyentes lo han oído, ¿por qué no han pensado bien en sus adentros y dicho: «¡Es una mentira manifiesta!»?”

 

MÁS ACERCA DE LA CALUMNIA

A cambio de la expedición de BANIMOSTALAQ, un incidente dio la oportunidad y tiempo adecuado para que IBN- UBAI (LA) y a los demás hipócritas para alardear y atacar la reputación y buen nombre del profeta de una manera exagerada.

El profeta siempre llevaba consigo, por turnos, a una de sus esposas en sus viajes y expediciones. Cuando el incidente de BANIMOSTALAQ, fue el turno de AISHA, la única joven esposa que va con el ejército.

Generalmente las mujeres eran transportadas en literas. Estas eran sillones cubiertos y provistos de cortinas y eran llevadas a cuestas de camellos. En las estaciones y paradas del ejército, el conductor del camello hacía que su camello se sentase, se dirigía al costado y dejaba que su pasajera estuviera en libertad de descender de la litera para un corto paseo o algún refrigerio o descanso.

Sucedió también que en una estación el camellero bajó a su camello para que AISHA saliera de la litera y se alejó, de modo de no invadir la privacidad de la madre de los creyentes. Ella desmontó y se alejó, fuera de vista,  en búsqueda de privacidad para lavarse. Cuando regresó, halló que había dejado un precioso adorno, que fue regalo de su madre, en aquel alejado lugar. Se apresuró para recuperar el adorno. Ya oscureció y perdió algún tiempo en la búsqueda y al final, cuando encontró su adorno perdido y regresó al campamento ¡todos se habían ido y no quedaba nadie allí!

Como su litera estaba cubierta de velos y ella era muy liviana, su ausencia no fue notada por el camellero hasta que el ejército hubo llegado a la siguiente estación.

Cuando ella vio que el ejército había levantado campamento, no pudo hacer nada sino permanecer allí y esperar hasta que alguien viniese a recogerla.

El profeta siempre designaba a alguien para que quedase rezagado del ejército y permaneciese en búsqueda de las estaciones abandonadas para buscar si algo o alguien fue olvidado o dejado atrás.

Esta vez, “SAFWAN”, un piadoso creyente fue designado para permanecer en la retaguardia para buscar las cosas.

Era tarde en la oscuridad de la noche cuando Safwan, en la oscuridad, vio algo a la distancia. Se acercó y vio que era ¡LA MADRE DE LOS CREYENTES! Discretamente la ubicó sobre el camello que tenía y la condujo guiando, a pie, el camello. Cuando amaneció, llegaron al pueblo, y la hermana de ZAINAB que era ahora la esposa del profeta los vio. Acudió a ZAINAB, y en la pequeña sociedad de rivales, le dijo a su hermana: “¡AISHA ESTUVO FUERA CON SAFWAN TODA LA NOCHE!”

Pronto el rumor llegó a oídos de ABDULLAH- IBN- UBAI, el líder de los hipócritas, que era un experto esparcidor de rumores. Usó el incidente como un arma efectiva y la usó en contra del profeta y la castidad de su esposa. ¡Como cabecilla, magnificó el mezquino rumor y lo convirtió en el rema general de las conversaciones ociosas! Y pronto hubo mucho comentario acerca de nada en el pueblo. IBN- UBAI, el jefe de los hipócritas se convirtió en el cabecilla entre los esparcidores de rumores.

La calumnia continuó creciendo por semanas ¡mientras Aisha no era consciente en lo más mínimo! Sólo estaba sorprendida de ver que el comportamiento del profeta hacia ella había experimentado un pequeño cambio.

Un día, estaba enferma en cama, y fue llevada a la casa de su madre para que se ocupen de ella y ser cuidada. Entonces su madre le dio las noticias del rumor y habladurías.

De allí en más lloró tan amargamente que su salud y su vida estuvieron seriamente comprometidas. Continuamente oraba a Dios para que revele la verdad, cualquiera esta fuera, acerca de ella.

Entonces un día el profeta se sentó en el púlpito y dio un sermón diciendo:

“¿Por qué estas personas me vejan acerca de mi familia? No he visto nada en ellos sino bondad. Safwan es un piadoso creyente y celoso en sus oraciones ¿Por qué deben acusarlo tan falsamente?”

Entonces el profeta fue a visitar a su esposa que estaba enferma en cama, en la casa de ABUBAKR. Cuando ingresó, ella estaba gravemente enferma, como si estuviera en su lecho de muerte, y vertió sobre ella amargas lágrimas porque recientemente había oído los rumores acerca del escándalo.

El profeta se sentó frente a ella preguntándole cómo se encontraba. Era como si ella deseara decirle:

“Si me visitas en mi lecho de muerte como mi doctor, no renunciaré al placer de la enfermedad a cambio de los dos mundos.”

Entonces él le dijo: “¡AISHA! ¿Sabes lo que la gente dice acerca de ti? Ya debes saber, hasta ahora, que Allah es el Compasivo, el Misericordioso. Si has actuado mal, y la gente está acertada en su afirmación, arrepiéntete y vuelve a Allah y por supuesto, Él te perdonará.”

Ella, como una rabiosa tigresa, una vez más rompió en llanto y gritó a sus parientes que se hallaban presentes: “¿Por qué no hablan de mi inocencia? ¿Por qué ustedes dos han cerrado sus bocas?”

Entonces se dirigió al profeta y gritó con rabia:

“¡No! ¡No! ¡No me arrepentiré! ¿Debo arrepentirme de algo que no he hecho? No he hecho nada malo de modo de tener que pedir perdón por ello.”

Luego levantó sus manos al cielo y rogó:

“¡Oh, mi Señor! ¡Oh, mi Misericordioso y Fidedigno Señor! ¡Al menos revela a tu profeta si he pecado o no, pero no puedo soportar que sea crucificado junto a mí!”

El profeta, como un erudito psicólogo, pudo ver y leer las líneas de inocencia a través de todo su rostro. Estaba seguro de su veracidad. Al momento aparecieron en él las marcas de la inspiración. Transpiraba y pidió que lo cubriesen. ABUBAKR y su esposa se llenaron de temor, no sea que la acusación fuera confirmada por la revelación.

Por otro lado, Aisha se calmó y tranquilizó. Las señales de felicidad aparecieron en su rostro. Todos aguardaron a ver que resultaría de la inspiración sobrenatural.

El profeta se levantó y dio la buena nueva a su confiable esposa. Dijo: “¡AISHA! No te preocupes más; ya que Allah te ha absuelto de la calumnia.”

De este modo, los versículos anteriores acerca de la calumnia fueron revelados  en el Corán.

 

DE: MUHAMMAD, EL MENSAJERO DE DIOS

NOTA DEL TRADUCTOR AL INGLÉS

 

 

LA LUZ, 23

Sura: 24

Revelada en: Medina

 

Texto del Versículo:

إِنَّ الَّذِينَ يَرْمُونَ الْمُحْصَنَاتِ الْغَافِلَاتِ الْمُؤْمِنَاتِ لُعِنُوا فِي الدُّنْيَا وَالْآخِرَةِ وَلَهُمْ عَذَابٌ عَظِيمٌ

Traducción:

“Malditos sean en la vida de acá y en la otra quienes difamen a las mujeres honestas, incautas pero creyentes. Tendrán un castigo terrible”

 

Tema: Las Mujeres después del Ordenamiento del Santo Profeta (AS)/ Castigo/ La Mujer en la Sociedad

Palabras clave: Acusación/ Falso Escándalo/ Adulterio/ Esposa/ Mujer

 

Fuente: Tafsir- e- Neumoneh (Ejemplar) Resumido

(Volumen: 1, Página 478- 480, Capítulo: 4, Sura: Las mujeres, Versículo: 1)

Intérprete: Makarem Shirazi, Naser

Traductor al Inglés: Mansu Aminy- Baghbadorani

Traductora al Español: Fabiana Ríos

Lugar de Publicación: Escuela Amir- al- Muminín, Qom, Irán

Soporte: WINOW- www.islamwomen.org

 

EL COMENTARIO

TAMBIÉN EL CASTIGO TIENE UN RELATO

VERSÍCULOS N. º 21- 25

Este pasaje también puede ser considerado como complementario al de la historia de la calumnia y también es una advertencia para los creyentes que las tentaciones satánicas y sus rastros pueden ser débiles al principio, pero gradualmente se vuelven más y más fuertes. Si el Hombre no acaba de seguir las tentaciones del mal, pronto se hallará a sí mismo sujeto a él.

Un creyente jamás es arrojado al regazo del mal y la corrupción, repentinamente y de una vez. Sino que se precipitará al abismo gradualmente y paso a paso. Al comienzo puede ser amigo del malhechor: en un segundo paso puede tomar parte en sus partidos y reuniones. Luego puede pensar en cometer un pecado y cometer los mismos actos dudosos. En su cuarto paso, cometerá pecados leves y, eventualmente, procederá con pecados graves y su ruina. Por lo tanto podemos decir que la piedad, que incluye la pureza de corazón, palabras y actos, es un elevado estándar de la gente creyente y es su medida para la evaluación de los grados espirituales del Hombre. Por lo tanto sólo puede venir por la Gracia d Dios y su Misericordia, porque Allah es el único protector que puede proteger a Sus siervos de las Tentaciones Satánicas a las que nuestra naturaleza está sujeta:

“Si no fuera por el favor de Allah y Su misericordia para con vosotros, ninguno de vosotros sería puro jamás. Pero Alá purifica a quien Él quiere. Allah todo lo oye, todo lo sabe.”

Aunque el siguiente Versículo (n. º 22), es una aplicación general, contiene el bien para toda época; un patrón generoso no retirará su apoyo por su enojo personal. Algunos comentaristas sunnitas han escrito que la referencia  inmediata era ABUBAKR, el padre de Hazrat Aisha. El era un acaudalado compañero de nuestro profeta y usaba gran parte de sus riquezas para el servicio del Islam y los musulmanes. Sucedió una vez, que uno de los calumniadores de Hazrat Aisha, que era MASTIH- IBN- ASASIH, un primo de ABUBAKR, a quién tenía la costumbre de mantener. Cuando Mastih tomó parte en la difusión de la calumnia, ABUBAKR decidió terminar con su ayuda. Los comentaristas dicen que a través de este versículo se insta a  ABUBAKR a perdonar y olvidar el mal de su primo, y por lo tanto el versículo:

“Quienes de vosotros gocen del favor y de una vida acomodada, que no juren que no darán más a los parientes, a los pobres y a los que han emigrado por Alá. Que perdonen y se muestren indulgentes.”

Entonces, una vez más en el siguiente versículo, (n. º 23) los calumniadores de las mujeres casadas creyentes que son incautas, han sido atacados y amenazados con ser malditos y castigados en ambas vidas:

“Malditos sean en la vida de acá y en la otra quienes difamen a las mujeres honestas, incautas pero creyentes. Tendrán un castigo terrible.”

Las mujeres veraces y castas son habitualmente indiscretas porque su mente es pura y no piensan en mal alguno.

Y los versículos finales afirman la condición en que tales pecadores pueden caer:

“el día que sus lenguas, manos y pies atestigüen contra ellos por las obras que cometieron.”

Si no confesamos valientemente y no nos arrepentimos sinceramente, debemos esperar que nuestros sentidos de la vista, oído, habla y movimiento, se vuelvan testigos en nuestra contra, y se quejen que hemos abusado de ellos.

 

LA VACA, 178

Sura: 2

Revelada en: Medina

 

Texto del Versículo:

يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُواْ كُتِبَ عَلَيْكُمُ الْقِصَاصُ فِي الْقَتْلَى الْحُرُّ بِالْحُرِّ وَالْعَبْدُ بِالْعَبْدِ وَالأُنثَى بِالأُنثَى فَمَنْ عُفِيَ لَهُ مِنْ أَخِيهِ شَيْءٌ فَاتِّبَاعٌ بِالْمَعْرُوفِ وَأَدَاء إِلَيْهِ بِإِحْسَانٍ ذَلِكَ تَخْفِيفٌ مِّن رَّبِّكُمْ وَرَحْمَةٌ فَمَنِ اعْتَدَى بَعْدَ ذَلِكَ فَلَهُ عَذَابٌ أَلِيمٌ

Traducción:

“¡Creyentes! Se os ha prescrito la ley del talión en casos de homicidio: libre por libre, esclavo por esclavo, hembra por hembra. Pero, si a alguien le rebaja su hermano la pena, que la demanda sea conforme al uso la indemnización apropiada. Esto es un alivio por parte de vuestro Señor, una misericordia. Quien, después de esto, viole la ley, tendrá un castigo doloroso.”

 

Tema: Castigo/

Palabras clave: Venganza/ Dinero de Sangre/ Homicidio/ Misericordia/ Mujer

Fuente: Tafsir- e- Neumoneh (Ejemplar) Resumido

(Volumen: 1, Página 478- 480, Capítulo: 4, Sura: Las mujeres, Versículo: 1)

Intérprete: Makarem Shirazi, Naser

Traductor al Inglés: Mansu Aminy- Baghbadorani

Traductora al Español: Fabiana Ríos

Lugar de Publicación: Escuela Amir- al- Muminín, Qom, Irán

Soporte: WINOW- www.islamwomen.org

 

EL COMENTARIO

MOTIVO DE LA REVELACIÓN

VERSÍCULO N, º 178

En la era pre-islámica, los árabes paganos, por una enemistad mortal de una persona de sus tribus que era asesinada ¡matarían a tantos hombres y mujeres como pudieran! Estaban dispuestos incluso a masacrar a toda la tribu para vengar un solo asesinato de su propio clan. Este versículo y el siguiente dejan en claro que el Islam ha aplacado los horrores de la costumbre de la represalia pre-islámica. Aquí en el versículo, la igualdad y la justicia son prescriptas con una fuerte recomendación a la misericordia y el perdón, diciendo si debéis tomar una vida por otra, al menos que haya mesura e igualdad en ello.

 

¡EN LA REPRESALIA EXISTE UN VIDA PARA VOSOTROS!

Desde este versículo en adelante, se discuten una serie de mandamientos islámicos, el primero de lo cuales es la guarda y el respeto para la sangre de las personas. Con una línea roja anula y cancela las costumbres de las enemistades mortales del los Días de la Ignorancia, diciendo: “Se os ha prescrito la ley del talión en casos de homicidio: libre por libre, esclavo por esclavo, hembra por hembra.”

Aquí la palabra “REPRESALIA”[3] significa que los guardianes del asesinado y  parte agraviada tienen el derecho de hacer lo mismo con los asesinos. Se enfatiza también sobre la justicia y la igualdad, diciendo que si debéis tomar una vida, tomad un hombre libre por hombre libre, un esclavo por esclavo y una mujer por mujer, i. e.: el asesinato de un esclavo de una tribu no debe implicar una lucha de sangre en la que muchos hombres libres sean muertos. Las puertas de la Misericordia siempre deben ser mantenidas abiertas, porque el amor fraternal y el perdón es mejor que tomar venganza. El Santo Libro en su relato contiene:

Si a alguien le rebaja su hermano (GENERALMENTE TODOS LOS HOMBRES SON HERMANOS EN EL ISLAM) la pena, que la demanda sea conforme al uso la indemnización apropiada.” Finalmente El versículo advierte a aquellos que intentan abusar de la concesión y aligeramiento del Señor Misericordioso, al exceder los límites, de esta forma:

Quien, después de esto, viole la ley, tendrá un castigo doloroso.”

 

[1] Si bien la página menciona la S 5: 41, la aleya a la que pertenece la cita es la N. º 38 de la misma Sura. Nota de la Traductora al español.

[2] Ídem a la nota anterior.

[3] En la versión al inglés de esta aleya, se utiliza la palabra “RETALIATION” (represalia) en lugar de “ley del Talión” utilizada en la versión al español de Julio Cortés, que es usada aquí. N. de la Traductora al español

 

Filed in: Aleyas y Exégesis

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.