5:08 pm - sábado febrero 21, 8607

Martirio de Hadrat Zainab (La paz sea con ella), Hija de Amir al Mu’minin (La paz sea con él)

El 15 de Rayab es el aniversario del martirio de la noble nieta de Hazrat Muhammad Mustafa (La Paz sea con él y su familia purificada) y de Yenabe Jadijat-ul-Kubra , la perla preciosa de Hazrat Ali (La paz sea con él)y Yenabe Fátima Zahra (La paz sea con ella), la amada y entrañable hermana de Hazrat Imam Hasan (La paz sea con él) , del Imam Husain (La paz sea con él) y  de Janabe Umm-Kulthum (La paz sea con ella). Esta virtuosa Dama nació el 5 de  Yamadi-ul-Awwal en el año  6 D.H. en Medina.
Su abuelo sagrado, Hazrat Muhammad Mustafa (La Paz sea con él y su familia purificada) se alegró mucho en el día que nació su amada primer nieta. La llevaron a su abuelo santo quien la abrazó y lloró también mientras la llevaba en sus brazos. Esto era incomprensible para todos. Mientras las lágrimas fluían por las mejillas del Santo Profeta (La Paz sea con él y su familia purificada) todos especialmente  Fátima (La Paz sea con ella) estaban alterados al ver esta escena. Cuando ella preguntó a su Sagrado Padre por esta aflicción en el nacimiento de su nieta, dijo:
“Querida mía, esta niña será puesta ante innumerables calamidades y sufrirá grandes dificultades.”
Al escuchar el triste futuro de su hija  Fátima (La Paz sea con ella) no pudo sostenerse a sí misma y se puso a llorar y pidió a su santo padre la recompensa para los que lloren por ella. La respuesta fue que sería igual a la recompensa para las personas que están en duelo por el Imam Husain (La Paz sea con él). Su nombre Zainab significa ornamento del padre y se combina con las dos palabras Zain (ornamento) y Ab (padre). Se narró que este nombre fue enviado por Dios a través de Hazrat Yibrail al Noble Mensajero (La Paz sea con él y su descendencia) en el día del nacimiento de su sagrada nieta. Está escrito en el libro de Chaudah Sitare que cuando Salman Farsi extendió sus felicitaciones a Hazrat Imam Ali (La Paz sea con él) observó que el Sagrado Imam lloraba cuando aceptó las felicitaciones por su nacimiento y luego le informó acerca de la venida de horribles acontecimientos que estaban destinados para su hija. Zainab se casó con su primo, Abdullah Ibne Yafar-e-Tayyar y le fue concedido cuatro hijos (‘Aun y Mohammad, que fueron ofrecidos como sus sacrificios para rescatar el Islam en Karbalá) y también una hija.
Todos sabemos lo que pasó en Karbala, el trágico suceso y los sacrificios por el Islam nunca serán olvidados por los amantes del Imam Husain (La Paz sea con él). ¿Pero qué ocurrió después de que se derramó la sangre de los mártires en el campo de batalla? Las calamidades, las torturas y las grandes dificultades ahora apuntaban a las santas mujeres y al debilitado Imam Zain-ul-Abedin (La Paz sea con él). Pero Zainab era la hija del León de Dios y realmente lo demostró ante el mundo después del martirio del Imam Husain (La Paz sea con el). Mantuvo la promesa que había hecho a su hermano Santo, para soportar todo el dolor y no mostrar ni un signo de debilidad ante los verdugos.
Allahu-Akbar , su tolerancia y su conducta magnánima hizo temblar a los tiranos. Sus sermones elocuentes en Kufa y en el Tribunal de Yazid en Sham hicieron recordar el tono de su padre, Hazrat Amir-ul-Mu’minin (La Paz sea con él). Ella fue la que continuó el mensaje de su hermano Santo y reveló los brutales actos del régimen de Yazid. Su actuación audaz y corajuda en el Tribunal de Yazid puso a los enemigos de rodillas. Ella logró establecer la victoria de la verdad, gracias a su personalidad única. Y demostró ser una Noble Dama incomparable! Después de la liberación de la prisión en Damasco, forjó los cimientos del Azadari (duelo) del Imam Husain (La Paz sea con él) y el primer maylis (reunión de duelo) fue dirigido por el 4º Imam (La Paz sea con él) y Zainab.
Cuando ella regresó a Medina continuó pasando sus días en duelo por el Imam Husain (La Paz sea con él) y dando a conocer las torturas del horroroso ejército de Yazid. Sus discursos se convirtieron en una amenaza para el gobernante de Medina que requirió a la hija de Hazrat Ali (La Paz sea con él) que se establezca  en otro lugar. Ella dejó Medina y llegó hasta Egipto pero aún sin recibir ninguna paz. Por lo tanto, ella continuó hasta Siria donde su último respiro fue el 15 de Rayab del año 62 D.H. Tenía 55 años cuando fue martirizada en un huerto por un jardinero que era un enemigo de los Ahlul Bayt. Zainab está enterrada en Damasco donde miles de sus amantes visitan su santuario. La paz sea con ella.
Nunca olvidaremos los sacrificios del Imam Husain y de de la Señora Zainab (La Paz sea con ellos). Ellos son los salvadores del Islam. Hoy escuchamos el dicho:
 «Vivir como Alí y morir como Husain». Pero las mujeres también tenemos personalidades únicas y nobles a seguir, que allanaron el camino para todas las mujeres en el Islam, entonces ¿por qué estamos calladas? ¿No deberíamos decir: «Vivir como Fátima Zahra y morir como Zainab al Kubra?»
En este día de tristeza debemos ofrecer nuestro recuerdo a nuestro Imam viviente (Que Allah apresure su venida) y suplicar a Dios que nos de la fuerza para poder seguir el camino correcto del Islam y tener éxito en nuestro empeño por ser hijas obedientes, buenas esposas y madres excelentes! Amin

Traducción: LAILA HAKIM para UMMA

Fuente: http://www.shia-azadari.com/madras/page.asp?catid=21&scatid=271

Filed in: Grandes Mujeres

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.