5:08 pm - sábado febrero 21, 2105

Súplica del día lunes

Alabado sea Dios, Aquel que no tuvo testigos cuando creó los Cielos y la Tierra! ,y no recurrió a un ayudante cuando creó los seres ;que no comparte Su Divinidad con socio alguno y no es secundado en Su Unicidad.

Las lenguas son incapaces de describirle concluyentemente y los intelectos incapaces de concebirle; los opresores se humillan ante Su imponencia, los rostros se someten por temor a él y todo grande es dócil frente a Su Majestuosidad.

¡A Ti pertenece toda la alabanza, de manera sucesiva y armoniosa, continua y permanente!

Que Sus bendiciones estén con Su Enviado por siempre ¡y la paz sea con él eternamente!

¡Dios mío! Dispón el comienzo de éste, mi día, con rectitud, que su mitad sea con ventura y su final con éxito.

Me refugio en Ti de un día cuyo comienzo sea con temor, su mitad sea con aflicción y su final con dolor.

¡Dios mío! te pido perdón por toda promesa hecha, todo acuerdo realizado y todo pacto concertado que luego no he concretado.

Y te pido en relación a todas las injusticias cometidas a tus siervos por mí, de manera que, cualquiera de entre Tus siervos o de entre Tus siervas, que haya sufrido opresión de mi parte al haberle tratado injustamente, ya sea contra su vida o su honor, contra sus bienes, su familia o sus hijos, o haya sido objeto de alguna maledicencia que le haya hecho, o que le haya maltratado por alguna ambición, pasión mundana, altanería, fanatismo, ostentación o fervor tribal, estuviera (él) ausente o presente, ya estuviera vivo o muerto, y me viera imposibilitado e incapacitado de devolverle su derecho y pedirle que me torne lícito todo ello, te pido, oh, Aquel que posee todas (las respuestas a) las necesidades, en tanto las mismas son respondidas por Su Designio y se precipitan en base a Su voluntad, que bendigas a Muhammad y a la familia de Muhammad, y que le satisfagas (a ese siervo que he mencionado) a través de los medios que Tú desees; y me concedas, de Tu parte, misericordia.

Ciertamente que Tu Indulgencia no te afecta ni Tu Merced te perjudica.

¡Oh, el más Compasivo de los misericordiosos!

¡Dios mío! Agráciame cada día lunes con dos mercedes de Tu parte: felicidad al inicio del día mediante la obediencia a Ti y una merced al final del día mediante Tu perdón, ¡oh, Aquel que es la Divinidad y no perdona los pecados sino Él!

📙Las llaves del Paraíso 

t.me/Solidaridadislamica

La Solidaridad islámica | Facebook

https://www.aparat.com/v/t6CrQ

Recitación súplica del día lunes.

Esta súplica del día lunes tiene varias partes. Primero se alaba a Dios. 

Luego se pide a Dios la forma en que uno desea que sea ese día en su comienzo, transcurso y final:  rectitud, felicidad y  éxito. 

Luego la forma en que no desearía que fuese ese día en su comienzo, transcurso y final: refugio  en este día del temor, aflicción y dolor. 

Luego hace pedido de perdón de algunas cosas específicas como el no cumplimiento de promesas o injusticias que haya cometido.

Es de hacer notar la claridad con que se expresa este pedido de perdón en este párrafo de la súplica: 

«¡Dios mío! te pido perdón por toda promesa hecha, todo acuerdo realizado y todo pacto concertado que luego no he concretado.

Y te pido en relación a todas las injusticias cometidas a tus siervos por mí, de manera que, cualquiera de entre Tus siervos o de entre Tus siervas, que haya sufrido opresión de mi parte al haberle tratado injustamente, ya sea contra su vida o su honor, contra sus bienes, su familia o sus hijos, o haya sido objeto de alguna maledicencia que le haya hecho, o que le haya maltratado por alguna ambición, pasión mundana, altanería, fanatismo, ostentación o fervor tribal, estuviera (él) ausente o presente, ya estuviera vivo o muerto, y me viera imposibilitado e incapacitado de devolverle su derecho y pedirle que me torne lícito todo ello,…»

Está muy claro que, en relación a las injusticias que cometemos hacia otro musulmán, tenemos responsabilidad de hacer algo para revertirlas y arreglar nuestros asuntos con quienes hemos sido injustos. Y este pedido de perdón a Dios es solo para cuando la injusticia se haya cometido en el pasado y no tenemos forma de restituirla. Así que esta súplica nos demuestra que no podemos oprimir a quien queramos y cuantas veces queramos, pensando que pidiéndole perdón a Dios se nos ha perdonado el pecado. Por el contrario, nosotros debemos actuar para recibir el perdón de la persona a quien oprimimos. La súplica está unida a la acción, en el sentido que la súplica no nos exime de nuestra responsabilidad respecto al derecho de la gente.

Algunas veces, queriendo pedir perdón a la persona por alguna injusticia que le hayamos ocasionado, o de ocasionarnos más problemas en la relación con esta, por ej. en el tema de la maledicencia  que significa hablar mal del ausente, es una forma de injusticia y opresión  porque la persona no no está presente para defenderse. Sin embargo, si se le dice que uno habló mal de ella se rompería la relación. En este caso es mejor no decirle  pero podemos pedir perdón  para ella y que Dios la satisfaga. 

También en este párrafo el concepto de injusticia  es muy amplio, pues no se limita al aspecto material sino que menciona que la injusticia puede ser  contra la persona, vida  honor, familia, hijos, etc.  y se va describiendo una a una algunas de las causas por las que cometemos injusticias: maledicencia, maltrato por ambición, pasión altanería, fanatismo, orgullo de pertenencia tribal ( o de clase o nación)…

Muchas veces por creer que provenimos de tal clase o apellido o familia o tribu o nacionalidad nos creemos superiores a otros incluso, en nuestra religión,  pensamos que somos mejores musulmanes por tener raigambre o estirpe ya sea económico, religioso, prestigio de cualquier índole. Tener un sentido de pertenencia no es malo si nos sirve para elevar al Islam siendo ejemplos y ayudar a otros a que amen el Islam, pero si el sentido de pertenencia se convierte en orgullo y altanería como dice esta súplica, eso no eleva al Islam sino que hay una apropiación de este por parte de un grupo, sea nación, tribu, familias destacadas, organizaciones, etc.

Tampoco ayuda este sentimiento a la fe de ese mismo musulmán porque todo lo ve con ojos de pertenencia y no con ojos del Islam Muhammadi que pertenece a toda la humanidad  y muchas veces se anteponen los intereses de la tribu, nación u otro, a los del propio Islam. 

Por eso, no tenemos que estar tan orgullosos de ser tan buenos musulmanes y de tener tantas bendiciones de Dios, sino que tenemos que pensar qué significado tienen estas  para nosotros y nuestra responsabilidad frente a ellas.

Esta súplica también habla de qué forma Dios puede resarcir esa injusticia que hemos cometido y que nosotros no podemos ya hacer nada porque no está a nuestro alcance por distintos motivos, entonces el resarcimiento es: que Allah satisfaga a esa persona y, respecto a nosotros, que tenga misericordia.

Luego  pide la bendición al Profeta Muhammad y su familia inmaculada.

Y pide dos cosas para el día lunes (pues al ser el segundo día de la semana pide dos cosas):  felicidad a través de la obediencia durante el día y una merced al final del día mediante el perdón.

Bellísima esta súplica, a pesar de que la leemos siempre, no siempre reflexionamos en su contenido. Dios bendiga al profeta Muhammad y su descendencia. 

Masuma A. de Paz.

Filed in: Súplicas para cada día de la semana

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.